1 abr. 2013

Cambios

Cuánto tiempo hace? Cómo? Tengo que disculparme ante todo, porque no he sido capaz de organizarme en estos primeros meses del 2013 para escribir unas palabritas y ofreceros mi particular visión del día a día. Hoy, he estado viendo la manera de cambiar algunas cosillas de aspecto y, sin haberlo conseguido del todo, me doy un mesecito de margen para llegar a lo que realmente quiero.

Las cosas han cambiado mucho en este periodo. Lo más importante es que mi media naranja ha tenido que emigrar al "otro lado del charco", con un trabajo más estable que menos. Sí, nunca pensé que usaría esta expresión aplicándola a la realidad. Y aqui está el momento ideal para ello. Pol está en Brasil. Vera y yo nos hemos quedado por Compostela inicialmente; pero cuando la cosa sea por tiempo, quizá tengamos futuro en aquellos lares. La verdad es que el sol y el calor me atrae más que la lluvia incesante de nuestra querida ciudad gallega. A pesar de su encanto intrínseco, unos meses en el verano continuado no me vienen nada mal... Ya hablaremos con puntos y comas...


















En febrero, el caféDturno tenía algo especial que celebrar: 4 años de reuniones y fieles seguidores. Y qué menos que hacer una pequeña fiesta de felicitación a todos los participantes en la oficina ekinocial. Preparamos un concurso de "pincho creativo" (con ganador sin premio) y después soplamos las 4 velas que tenía la rica tarta que preparó Rachel. Un gran momento para el recuerdo...

Otro momento inolvidable fue verle la cara de sorpresa constante a mi hija cuando la llevé al circo. La compañía hizo mucho, desde luego, porque su inseparable amiga Carmen estaba con ella. La felicidad era aún mayor. El espectáculo muy bueno a pesar del poco público que había y las nenas más contentas no pudieron estar. Gracias Siliña por esas entradas que nos regalaste... Estás en todo!!!


















Dos horas de aplausos, risas, asombros, malabares... El día se completó con una maravillosa comida en casa de Carmen y familia. Los domingos son días para meterse en la cocina y esperimentar. A mi me relaja (no tanto como quisiera) recoger recetas de postres que sé que me gustan y que nunca me salen perfectos; para darles un toque casero y propio que me anime a hacer el siguiente. Y con estos brownies con forma de magdalena vinieron unos cupcakes decorados con nueces y lacasitos... Vaya qué rico que estaba todo.



































Duraron unos días porque este tipo de postre, mejor comer a pocos que si no, en seguida lo sentimos en la barriga. Suelen ser pesados por eso es conveniente hacer las 12 o 18 unidades máximas que ofrece la receta.


















Poco a poco vamos mejorando en muchos sentidos. No solo los mayores... Vera ofrece una visión más realista de las cosas y esta muñeca es un ejemplo de ello. Es bastante detallista y quiere que todo le quede bien. Es muy exigente (viene de madre) y necesita controlar todos los procesos. Ojalá eso no se convierta en una auténtica manía... Ojalá sepa canalizar esa energía hacia otros aspectos más importantes de la vida (yo estoy aún en proceso de...). Todo se andará, como se dice en mi pueblo.


















Pocas veces muestro trabajos que hemos hecho en ekinocio; pero esta ocasión es especial. El atrevimiento en este proyecto y las ganas de desmarcar sobre lo que ya existe fueron las dos premisas para sacar un packaging atractivo, único, elegante y sencillo en cuanto a elaboración. Si algo nos puede identificar en este dúo tan particular es precisamente esa necesidad de hacer mucho con poco. Una gran idea vale para grandes y pequeños. Quien confía en la imagen viene a nosotras queriendo darle un valor añadido a un buen producto. Cortes de Muar es un ejemplo de cliente con ganas y entusiasmo por mejorar lo que ya, de por sí, es un buen producto gallego. Está teniendo muy buena acogida en tiendas y locales gourmet y delicatessen, tanto en Galicia como en Madrid, Barcelona, Valencia... Poco a poco va ganando terreno y vende también a través de la web.


















Al final no llevamos premio, pero sí una mención por ser finalistas. El equipo de probeta se presentó a los IX Premios Eganet en el apartado de proyecto colaborativo y ahí estuvimos en la gala Lito, María y yo, en representación de Ekinocio, Cenlitrosmetrocadrado y A Navalla Suiza; apoyando al resto de compañeros nominados y premiados. Una forma más de estar y ser visto, no? A ver si el año que viene podemos estar también, o alguno de nuestros compañeros (que son unos cracks) y felicitarnos o felicitarles en persona.

Pues con esto y un bizcocho, hasta mañana a las ocho... (no creo que sea mañana pero a lo mejor pasado...).