19 oct. 2012

October

October es una de las canciones que más me gustan de Dolores O´Riordan, una mujer irlandesa con fuertes ideales, a pesar de su escaso tamaño y [aparente] débil físico.
October, october, the summer is over, I'm going through changes, I see you again...

El frío ya no se va del cuerpo ni siquiera con los rayos de sol que todavía se dejan ver en esta época del año. La lluvia es la protagonista indiscutible en Santiago. Y con ella los planes alternativos; casi todos dentro de casa, porque una no tiene armario para tantas veces que se moja por la calle y tiene que cambiarse...



































Y qué me gusta mucho hacer... Pues manualidades y pequeños experimentos con el papel. Todo en momentos nocturnos (como el de ahora), mientras hay silencio y una ya está cansada de mirar la pantalla del ordenador por temas de trabajo. A veces un poco de distracción es necesaria... Y así voy preparando regalillos para mis primas las peques, sorpresas para Vera, y me entretengo al mismo tiempo que aprendo cosas nuevas. Para eso, internet y las mil y una páginas de creaciones en casa vienen de maravilla!!!

Por otro lado, Vera empieza a dibujar con más carisma y personalidad. Las personas empiezan a ser más personas y los objetos más objetos todavía. Aquí os muestro nuestra casa, llena de decoración, donde la perspectiva es evidente a pesar de su planitud. Ella quiere colocar muchas cosas en poco espacio y trata de hacerlo posible.




















































Es una niña que se entretiene con facilidad y siempre tiene algo que dibujar: con rotulas (como dice ella), con acuarelas, con ceras, con tizas... Y debe sentirse bien, contenta, feliz, querida... Porque siempre dibuja a la gente con una sonrisa en la cara. Sila, mira el uso que le da a tu regalo de cumple. No pudo ser mejor!!

Hace dos fines de semana, mi madre nos visitó y pasó unos días con nosotros. Pudimos pasear por la zona vieja y nos tomanos un "piscolabis" a media mañana en el Paris. Un bar de siempre con una estética actualizada donde uno se siente como en casa. Me habían hablado de su cambio radical y quise comprobarlo en persona. Me sorprendió. Y aún nos echamos unas risas a cuenta de ciertos detalles.
 




Sin querer perder la esencia del primer local, han sabido mantener algunos elementos que le dan personalidad. No probamos la comida pero estoy segura que repetiré la visita con más tiempo y ya os contaré qué menú degusté. 

Ahora ya estoy metida en la rutina del curso y las actividades extraescolares: patinaje e inglés. Pocas horas nos quedan al día para disfrutar en comunidad. Somos 3 en casa y nos vemos en momentos obligados: comer y dormir. 

Ya tengo ganas de que llegue la época más familiar de todas: la Navidad. Me gusta disfrutar de los míos y de los encuentros. Por eso el viaje al pueblo es tan especial. Este año puede que sean unas vacaciones menos cálidas que otras porque los bolsillos van a resitirse al gasto y racionaremos al máximo los regalos. Pero Vera se merece una fiesta de cumple especial y algo que le haga un poquito más feliz. Espero dar en el clavo!!

Hoy hace mucho frío. Es viernes. Comienza el finde. Apetece ver tele [sin pensar el qué porque no hay nada que guste], tumbada en el sofá, encogida y tapada con una manta abrigosita. Y eso voy a hacer en el momento que apague el ordenador.

Hasta mañana.