15 dic. 2013

Cumpliendo...

Hoy es un buen día para escribir algo, no os parece?
15 de diciembre de 2013.
Vera ha cumplido 6 años.
La felicidad es plena.
Bola del mundo, Pet shop, set de peluquería, libros, alitas de mariquita y barita mágica, uñas postizas de la Kitty, gloss labial, espejo y peine para el bolso, monedero, tenis y ropa, marcalibros, coche de nieve de los pin y pon, hucha de la "pepa pig"... De todo un poco y encantada de la vida. Si le viéseis la cara...



































Los regalos y la compañía han marcado un fin de semana maravilloso. Y la cercanía de las vacaciones ayuda a estar aún más entusiasmada. Bueno, eso nos pasa a todos, porque yo soy de eas que me gusta preparar mensajes, paquetitos... De momento Vera cree en que los Reyes Magos y Papá Noel son súper colegas y reparten los regalos por todas las casas donde pueden... Y si ven que no les da tiempo, llaman a sus amigos y les ayudan en esas fechas. Poco durará esta ilusión, pero mientras dure...

Ayer sábado, celebró el cumple con sus amiguitos del cole, Mateo e Izel. Una pandilla de 14 chiquillos que disfrutaron de un espacio diferente donde prepararon su particular tarta de galletas, merendaron, jugaron, pintaron, etc. A todos les gustó mucho Barquito de Papel y seguro que alguno más repite en otra ocasión. Hoy la jornada fue más familiar, con los abuelos y tíos de Vilagarcía. Este año había algunas ausencias importantes pero seguro que cuando nos juntemos con ellas recordaremos el día con la misma alegría.



Estamos disfrutando de un otoño bastante seco y frío. Llevamos casi 5 semanas sin llover fuerte y seguido y es muy extraño en Santiago y en esta época del año. También es cierto que hemos tenido un comienzo de curso infernal... Vientos huracanados, chuzos de punta, paraguas desechos... Y ahora, calma total. No es por nada pero lo prefiero. Solete y frío antes que lluvia. Ya vendrán tiempos peores... Por lo menos podemos salir de paseo y disfrutar del entorno tal y como hicimos la semana pasada. Fisterra. Allá que nos fuimos y qué bien lo pasamos. Bueno, miento! Yo no estuve muy feliz de ver a Pol y a Vera en los pedruscos, cerca del mar, sin miedo y con toda la calma del mundo... Del fin del mundo, precisamante... Precioso sí, pero asustadizo y mucho. O yo me estoy haciendo mayor (ejem) o...


















Todo hay que decirlo. La paz que respiré ese día durante 20 minutos sentada en una de las piedras frente a este recuerdo del peregrinar de muchos cuando llegan a Galicia, permitió que me olvidara de las penas; que por pequeñas que sean, siempre están ahí, entorpeciendo el camino del día a día y de la mejora que busco como persona.

Tengo propósitos para el 2014. La lista no es larga porque quiero ser realista y cumplirlos. Algunos serán complejos, seguro; pero echaré el resto para que el trío calatraba que somos en casa ahora mismo, siga siendo una unidad familiar estable, amorosa y con vida.

Deica mañá!